Futuro sin humo

Regulación de las alternativas libres de humo: un tema urgente

Estudios han demostrado que el uso de las alternativas libres de humo tiene un impacto positivo en la salud pública.

 

La ciencia y la tecnología han avanzado en muchos aspectos que buscan mejorar la calidad de vida de los seres humanos. Uno de los hallazgos claves en esta evolución son las alternativas libres de humo que buscan, entre otras cosas, hacer menos nocivo el consumo del tabaco y la nicotina.

 

Muchos estudios han demostrado que el uso de las alternativas libres de humo tienen el potencial de disminuir la exposición al riesgo de el daño causadao por la combustión en el cuerpo humano, pues algunas de ellas, en lugar de quemar el tabaco, lo calientan, logrando así entregar una sensación similar al consumo de cigarro, pero sin humo y con menos sustancias nocivas que las que se producen al llevar el tabaco al punto de combustión. Otras de estas alternativas tienen como ingrediente principal un líquido derivado del tabaco, que contiene nicotina y que produce vapor.

 

¿Por qué regularlas?

 

La regulación de las alternativas libres de humo puede ser, sin duda, parte fundamental de las políticas públicas de los países. El hecho de dar este tipo de opciones a los fumadores adultos puede ser una excelente opción no solo para disminuir el consumo del cigarro tradicional, también para evitar un impacto negativo en las condiciones del aire para las personas que comparten espacios con los fumadores. 

 

Reglamentar las alternativas libres de humo debe buscar complementar las medidas tradicionales contra el consumo del cigarro y la mejor manera de hacerlo es garantizar que estas alternativas cumplan con estándares de calidad no solo en los dispositivos, sino también en los insumos que utilizan los mismos y de esta manera cuidar la salud de las personas que decidan usarlos.

 

Casos de éxito en países como el Reino Unido y Japón avalan la teoría de que las alternativas libres de humo pueden ser opciones menos nocivas que el cigarro tradicional y que pueden contribuir a cambiar el cigarro por este tipo de alternativas.

Noticias relacionadas