Futuro sin humo

Mitos y verdades sobre las alternativas al cigarro

Conoce algunos mitos sobre las alternativas al cigarro y descubre por qué se han convertido en la opción elegida por muchos

Los avances tecnológicos han dado pie a que las alternativas de consumo de nicotina y tabaco comiencen a reemplazar al cigarro tradicional debido a sus ventajas. Sin embargo, aún existe mucha desinformación respecto a estos productos. Por ello aquí te presentamos los cuatro mitos comunes, y por qué son falsos.

Mito 1: Es igual fumar cigarro que usar cualquier alternativa libre de humo

Falso. Al encender un cigarro, el tabaco se quema y esta combustión genera humo, el cual puede producir cerca de 6 mil sustancias químicas potencialmente nocivas para las personas. En cambio, las alternativas libres de humo funcionan sin combustión, y con ello evitan su liberación. 

Mito 2:  Prohibir las alternativas está bien

Falso. Existen investigaciones independientes, aprobadas por gobiernos de varios países, que demuestran que la regulación funciona. Entre ellos, Japón, Reino Unido y Estados Unidos han determinado que la exposición al riesgo de daño al utilizar alternativas de consumo de nicotina y tabaco es distinta o menor que la exposición que ocurre cuando se enciende un cigarro. Con regulación, los fumadores pueden tener acceso a alternativas de estas características; con prohibición se generan mercados negros, entre otras consecuencias negativas.

Mito 3: Las alternativas libres de humo afectan a la gente a tu alrededor tanto como el cigarro

Falso. Está demostrado que el consumo de ciertas alternativas libres de humo no afecta negativamente la calidad del aire en espacios cerrados, así que las personas que se encuentren alrededor de fumadores, que consumen este tipo de alternativas, podrían no verse afectadas.

Mito 4: Los vapeadores son iguales a los dispositivos de calentamiento de tabaco

Falso. Los vapeadores y los calentadores de tabaco son dos dispositivos diferentes, desde su concepción hasta su funcionamiento. Los vapeadores utilizan cápsulas con líquido  que producen vapor y entregan nicotina. Por su parte, los dispositivos de calentamiento de tabaco, como su nombre indica, sí contienen tabaco. La diferencia es que en vez de quemar el tabaco, sólo lo calientan, evitando la combustión. Pero ojo, el tabaco utilizado en los calentadores también contiene nicotina. 

Como puedes ver, existe mucha desinformación respecto a las alternativas de consumo de nicotina y tabaco. Pero con datos e información podemos avanzar hacia un futuro libre de humo.

Noticias relacionadas